Embajada de la República Checa en Lima

česky  español 

Búsqueda avanzada

Aviso del artículo Imprimir Decrease font size Increase font size

República Checa en la Feria Internacional "San Isidro abre sus puertas al mundo"

La Embajada participó el día 25 y 26 de abril de 2013 en la tercera edición del Festival Internacional „San Isidro abre sus puertas al mundo“ organizado por la Municipalidad de San Isidro.

Los organizadores invitaron a participar todas las Embajadas que tienen su sede en San Isidro. El festival se celebró en el parque Leoncio Prado, ubicado cerca de la Embajada de la República Checa. Junto con la República Checa se presentaron 38 países, entre ellos Argelia, Argentina, China, Cuba, Ecuador, Francia, India, Indonesia, Israel, Italia, Japón, Marruecos, Rusia, Corea del Norte, España, Tailandia, Ucrania, Venezuela y muchos más.

El Festival comenzó el jueves 25 de abril con la ceremonia de apertura donde los representantes de las Embajadas presentes dieron un breve dicurso en su lengua materna y en espaňol y felicitaron a los organizadores del evento. El resto del programa estaba en el espíritu de la música y bailes de los distintos países. Del mismo modo continuó el día siguiente.

Cada una de las Embajadas tenía a su disposición un stand el cual podía decorar a su gusto. La República Checa presentó banners, afiches, fotos, folletos con la información sobre los destinos turísticos y muestras de cristal y porcelana checos. El primer día del festival la Embajada ofreció una degustación de la cocina checa en forma de bocaditos de pastel de carne con pepinillo picado y el liquor tradicional llamado Becherovka. Durante ambos días los visitantes tuvieron la oportunidad de degustar la cerveza Czechvar (Budweiser Budvar), que actualmente ya se vende en el mercado peruano. La empresa KC Trading que recientemente comenzó a importar esta cerveza checa al Perú proporcionó dos anfitrionas para informar sobre la cerveza y proveer su degustación. Debido al gran éxito de la degustación el primer día, el segundo día comenzó su venta. Las anfitrionas no pudieron pararse y después de unas horas la cerveza se agotó. Esto demuestra que un producto checo de alta calidad puede probar sus capacidades en un mercado tan lejano como es el peruano.