Embajada de la República Checa en México

česky  español 

Búsqueda avanzada

Aviso del artículo Imprimir Decrease font size Increase font size

División de Checoslovaquia

Proceso de la separación de Eslovaquia y la transición económica El proceso de separación de Eslovaquia empezó ya después del aňo 1989 por razones históricas y políticas de la época. El sistema político de aquél entonces, basado en la Federación de dos Estados; sin embargo con el derecho de

Proceso de la separación de Eslovaquia y la transición económica

El proceso de separación de Eslovaquia empezó ya después del aňo 1989 por razones históricas y políticas de la época. El sistema político de aquél entonces, basado en la Federación de dos Estados; sin embargo con el derecho de casi veto de los eslovacos que formaron solo una tercera parte de la población y del territorio en la Cámara de Naciones, lo que dificultaba las reformas políticas y económicas necesarias, las diferencias entre el Gobierno Checo neoliberal y conservador, el Gobierno Eslovaco postcomunista y un poco nacionalista, llevaron a la Declaración de la Independencia de Eslovaquia en agosto 1992 a la que el Gobierno checo no se opuso. La última votación del Parlamento Federativo decidió la creación de dos Estados independientes , pues desde 1-o de enero de 1993 se crearon dos nuevas Repúblicas (y hay que destacar que sin una gota de sangre), la República Checa y la República Eslovaca. Se formó la unión arancelaria, se dividió la moneda, se arreglaron asuntos del patrimonio nacional, pues ahora ambos países gozan del 100 % de la soberanía en todos los aspectos y siguen cooperando muy estrechamente en varias áreas.

Respecto a la transición económica, hay que destacar que a pesar de una gran ineficiencia de la anterior economía estatal socialista, a pesar de los errores en la privatización y en la legislación del ámbito económico, a pesar de las turbulencias internacionales económicas, la economía checa fue transformada de una manera profunda y sistemática y fundó las bases actuales tanto en cifras, como en leyes, sólidas y bien evaluadas por los inversionistas y por la Unión Europea a la cual aspiramos a entrar.