česky  español 

Búsqueda avanzada
na_celou_sirku
Photo: ZÚ Lima
Aviso del artículo Imprimir Decrease font size Increase font size

República Checa actúa ante la falta de incubadoras

Como parte de su programa de Cooperación al Desarrollo, República Checa ha donado el día de hoy una incubadora neonatal y tres lámparas fototerapias que contribuirán a la mejora del servicio de Neonatología del Hospital María Auxiliadora, único referente hospitalario de la zona sur de la Ciudad.
 

A través de una ceremonia protocolar el Embajador de la República Checa en Perú, Pavel Bechný, realizó la entrega de una incubadora neonatal y tres lámparas fototerapias de la empresa checa TSE SPOL a la Dra. Susana Oshiro Kanashiro, directora general del Hospital María Auxiliadora. La celebración de la donación estuvo acompañada por la Dra. Bertha Díaz Lima, jefa (e) del Servicio de Neonatología y el señor Andrés Castellón, representante de la empresa TSE para América Latina.

El proceso de entrega de los equipos culmina después de un año, en el cual el Hospital se ha beneficiado del asesoramiento técnico de la plataforma Czech-Peru Alliance for Business Innovation, una nueva herramienta de desarrollo empresarial para las empresas checas en el Perú.

Si bien República Checa viene apoyando el desarrollo del Perú a través de diversos proyectos de cooperación, la presente donación ha llegado en un momento más que oportuno. Arroja una luz de esperanza en un escenario lamentable para el Perú, tras la confirmación de la muerte de centenares de prematuros en lo que va del año, a causa de la carencia de incubadoras en los hospitales públicos.

“Estamos muy contentos que podemos aportar en la solución de un problema que se presenta en diferentes partes del Perú”, resaltó el Embajador Bechný en su discurso. Así, se espera que la tecnología checa complemente la labor sacrificada de los médicos, enfermeras y técnicos que conforman un Hospital del cual depende anualmente un promedio de 6100 partos, siendo un 10% el porcentaje de partos prematuros.

La asistencia de la República Checa, equivalente a un monto de 470,000 coronas checas (aproximadamente 20,000 dólares) está conformada por una unidad de Incubadora Neonatal Modelo Shelly, que cuenta con un sofisticado sistema de alarma y permite el monitoreo constante del bebé; ideal para cuidados intermedios e intensivos. A ello, se suman las tres lámparas de fototerapia modelo Lilly, destinadas al tratamiento de hiperbilirrubinemia en los prematuros.

A través de esta transferencia tecnológica se espera además de contribuir con la disminución de los índices de mortalidad en los prematuros, lograr una significativa mejora en su calidad de vida. El Perú se enfrenta a un largo proceso que requiere que las autoridades y diversos actores, como República Checa, unan esfuerzos para mejorar la salud en el sector público.

Autor: Samanta Veliz - Sección Económica y Comercial

Imágenes


Hospital Maria Auxiliadora